Panel 3. El Papel del Estado Mexicano en la Cultura del Siglo XXI - Relatoria 1

Senadora Blanca María del Socorro Alcalá Ruiz

La presidenta de la Comisión de Cultura de la Cámara de Senadores, después de agradecer la invitación a la Feria Internacional del Libro y al Centro de Estudios Estratégicos para el Desarrollo, a manera de introducción, señaló que el acceso a la cultura tomó rango constitucional con la Reforma llevada a cabo en abril del 2009. Dijo que México es un país de amplia diversidad cultural. Este nuevo mandato presidencial es una oportunidad para potenciar esta diversidad. El Estado debe reflejar lo que somos y lo que queremos ser, lo cual es una expresión misma de la cultura. En este sentido, este país es un Estado democrático con una fuerte vocación hacia lo social, lo que en sí ya representa un buen primer paso para reconocer e impulsar la pluralidad de ideas y manifestaciones culturales. Es ahora que el Estado mexicano debe tomar un papel protagónico en las políticas de Estado.

 

Haciendo retrospección histórica, la diputada sintetizó la participación del Estado en las políticas culturales desde el surgimiento de nuestra nación como estado independiente hasta los años 80 y 90 del siglo pasado cuando surge el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA). Ahora bien, de acuerdo con la diputada, las políticas de Estado deben recurrir a fortalecer el binomio educación-cultura. Con esto desarrollar nuevas capacidades y habilidades para generar y apreciar la creatividad e innovación cultural.

 

De igual forma, la agenda local, dijo, es fundamental en esta reconfiguración de políticas culturales. La cercanía que existe entre el ciudadano y los gobiernos municipales exige un mayor impulso desde este nivel de gobierno. A lo anterior, la diputada agregó que estamos ante la oportunidad de crear una nueva lógica del Federalismo.
Culminó su participación aludiendo que ante la innovación tecnológica, es responsabilidad del Estado generar nichos de acceso a las expresiones artísticas. Asimismo, expresó la necesidad de modificar adecuadamente la legislación y la arquitectura institucional: “se debe crear la agenda XXI de la cultura”, señaló.