Panel 3. El Papel del Estado Mexicano en la Cultura del Siglo XXI - Relatoria 4

Dr. Jorge A. González Sánchez

El investigador de la UNAM y miembro del sistema nacional de investigadores en máximo nivel, el pasado domingo 2 de diciembre en el marco de la clausura del coloquio La Configuración Estratégica para las Políticas Culturales en México, realizado en la feria internacional del libro presentó una ponencia titulada:

 

La investigación científica y la (Dis) Continuidad de las políticas culturales.
La cual fue dividida en tres partes y se plantearon dos líneas de investigación;

  1. 1. Líneas de investigación.
    1. La imagen del FONCA para los artistas
    2. FOCYD m sistema nacional de institutos culturales
  2. Preguntas para el diagnostico y transformación
  3. Modelo de análisis y diseño de políticas públicas.

 

De acuerdo con el investigador, el estudio de la imagen del FONCA según el relato del investigador realizado solo entre artistas consagrados demostró que la institución tiene una mala imagen entre el gremio. ¿Pero cómo se construyó el prejuicio? fue una de las preguntas realizadas a la audiencia. El prejuicio parte de la misma concepción que tenemos del arte y la cultura en nuestro país.

 

La encuesta arrojo que los mismos artistas ven como poco práctico, improductivo, solo un adorno, sin utilidad, como inversión perdida, sin apoyo y no prioritarias las actividades artísticas en México. Esto nos lleva a un panorama desolador en donde el investigador señaló: “si la mala opinión proviene de los artistas no se puede esperar mucho de la población en gral.” La evidencia demuestra que los países que invierten en cultura más que en policía avanzan.

 

La siguiente pregunta que rea lizó a la audiencia fue: ¿Cómo se destruye un prejuicio? La respuesta la proporciono el mismo investigador, con información que fue ampliada y confirmada en las partes posteriores de la ponencia.

 

Existen tres procesos a detectar primordialmente antes de la definición de políticas culturales adecuadas: los agentes, los procesos y los sistemas, sino se toma en cuenta lo anterior caeremos en sólo crear rayas en el agua, señaló. La idea central es la formación de una masa crítica que no es sino lo mínimo necesario para que el proceso creador sobreviva y se multiplique.

 

En la explicación de los principios teóricos concluyó que fue necesario distinguir dos partes principios estructurales del tema y los principios genéticos, los primeros es la visión de la problemática como una constelación y los segundos como una serie de cambios realizados a través del tiempo. Este es el apoyo que debe brindar las universidades, porque la universidad debe de estar donde se necesita donde duele. El tejido social está descompuesto hay que ayudar a reconstruirlo. Hay que buscar que la cultura se haga yo, se haga estética. Señaló que los soportes materiales son fundamentales, ahí está la idea de la masa crítica presente también.

 

Hay que contagiar la cultura, hacer ciencia convertirla en un régimen de vida, es necesario replantear la dieta cultural del mexicano, hacer que pase de la indiferencia a la valorización de lo que pasa en su comunidad. Antes de finalizar el investigador volvió a cuestionar a los presentes: ¿Quién lo va decidir? ¿Cómo lo vamos a decidir? ¿Cuándo lo vamos a decidir?  Finalizó enfáticamente señalando “no más política ciega, no más investigación muda”, cambiemos la dieta cultural de los mexicanos.