El Rio Bravo, frontera entre dos mundos

sesio-tres-sri.png

Con el tema “Estados Unidos y México: Presente y futuro”, se llevó a cabo la tercera jornada del Primer Seminario de Relaciones Exteriores, organizado por el CIDE, el CESAN y el CEED, con la participación de Luis Maira, Joseph Tulchin y Eric Olson, quienes disertaron sobre las relaciones bilaterales entre ambos países, su sincronía histórica y sus diferencias esenciales.

 

El Seminario tuvo un gran recibimiento por el público asistente a la FIL, que se mostró atento y curioso de escuchar a los investigadores expertos en el tema y que no desaprovechó la oportunidad para lanzar algunos cuestionamientos o resolver algunas dudas, al final de la sesión.

 

Luis Maira

El embajador de carrera chileno y catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) Luis Maira, señaló primeramente la particularidad de tener un panel sobre la relación bilateral de los Estados Unidos (EU) y México, sin un mexicano. Lo que sin duda permitió al público presente tener una visión alejada de nacionalismos.

 

Maira, señaló magistralmente las diferencias del pasado de ambos países, apuntando que las consecuencias sociales y políticas que desembocaron en que sean dos mundos tan diferentes con sólo cruzar el Río Bravo, provienen desde los procesos de colonización.

 

Comentó que el siglo XIX fue fundamental para conformar el presente de las naciones, pues los EU fueron la primer nación moderna con un gobierno formado por personas con dominio profundo de los temas del Estado, cosa que no sucedió con América Latina (AL), y en particular con México, ya que quienes culminaron el proceso de independencia eran personas con visiones totalmente distintas a quienes la iniciaron (quienes fueron muertos antes de 1814).

 

Para el siglo XX, la diferencia entre ambos países era mayor. Sin embargo, Luis Maira apuntó la astucia de los gobiernos mexicanos para buscar liderazgo en temas internacionales que aumentaran su capacidad de negociación internacional. De esta forma, en ningún momento los EU pudieron actuar de forma unilateral hacia México.

Para concluir enfatizó que, aún cuando el peso de las diferencias sea muy grande, la importancia que guarda México para los EU, es de primus inter-pares por peso demográfico y vecinal con relación al resto de los demás países de AL.

 

Joseph Tulchin

El miembro del Centro David Rockefeller para Estudios de América Latina de la Universidad de Harvard, señaló que una manera sencilla de entender la política exterior de los EU es a través del concepto de “Agency”; referida a la capacidad de un grupo de expertos para liderar un tema. Esta noción describe la conciencia de ejercer un rol específico al aplicarse a las relaciones internacionales y ponerlo en práctica.

 

Para Tulchin, antes de 2001 la política internacional de EU se puede resumir como la de una simple retórica enunciativa sobre la importancia de la democracia, la gobernanza y la política de comercio exterior como un reflejo de los intereses de los inversionistas privados. Sumado a lo anterior, pero en un segundo plano, existió una serie de políticas bilaterales en donde los distintos países de AL tenían una importancia mayor o menor según del país que se tratase en particular.

 

A partir del 11 de septiembre de 2001, la política exterior de los EU hacia AL se vuelve unilateral bajo la premisa de la guerra contra el terrorismo: el famoso you're with us or againt us, obsesión de George W. Bush, tras la que proyectos de cooperación con Latinoamérica prácticamente desaparecen o disminuyen sensiblemente.

 

Finalmente señaló que, tras la entrada de Barack Obama al poder, los EU hablan por primera vez de la importancia del multilateralismo en las decisiones internacionales e incluso introduce el término “colegas” para designar a los países latinoamericanos y al rol que ocupan en la nueva geopolítica.

 

Además, advirtió que este nuevo rol de los países latinoamericanos, de mayores capacidades y privilegios, implica también nuevas responsabilidades. No hay país sin voluntad de poder. AL está cada vez más consciente de su capacidad de agencia y la está poniendo en práctica a tal grado que países como Brasil juegan un rol de auténticas potencias y esto supone para EU el aprendizaje de una nueva relación cuya metáfora es la de un “baile de puercoespines” en palabras del propio Tulchin.

 

Eric Olson

Durante su participación el Director Asociado del Mexico Institute, Woodrow Wilson International Center for Scholars, se refirió a algunos temas que conciernen tanto a México como a EU.

 

Olson se refirió a los cambios más significativos en las relaciones diplomáticas de ambos países, ya que señaló, en los últimos años han tenido lugar acciones nunca antes vista, sobre todo provenientes del gobierno de México. Mencionó por ejemplo, que es en el sexenio de Felipe Calderón la primera vez que un presidente mexicano aprovecha una visita a Washington para pedir abiertamente una reorientación en la política migratoria, el control del mercado de las armas y los derechos humanos.

 

El investigador lanzó comentarios críticos respecto a la labor de EU quien dijo, no ha cumplido en el tema de las armas, lavado de dinero y la reducción de consumo de drogas ilícitas y aunque dijo que este es un tema que todavía estará en las agendas los próximos años. Adelantó que prever un escenario futuro en tiempos electorales es una tarea complicada y aseguró que ante este panorama es necesario blindar las relaciones bilaterales entre ambos países.

 

Señaló que en México existe el pensamiento de que el retiro de las tropas norteamericanas de los países del medio oriente se destinará a México, pero ésta es una idea errónea y habría que tener cuidado de no escuchar las posturas más extremistas de personas que desean obtener votos en ambos países.

 

Aclaró que EU no ha podido resolver muchos de los temas que tienen que ver con su relación con México, debido a la falta de cohesión y vinculación entre las diferentes secretarías de gobierno.
Ante un panorama electoral en ambos países Olson aseguró que el cambio en los gobiernos abre una nueva posibilidad de mejorar las relaciones comerciales y la política migratoria y de repensar un nuevo concepto de “frontera” y de “región”